La Ceremonia

Nos encanta ver llegar a los Invitados. Todos se han preparado para el día de vuestra Boda, con mucho cariño y muchas ganas de disfrutar a vuestro lado de una Fiesta única, porque la vuestra es una Boda única. Y nos gusta estar allí desde el principio, para recibirlos, para conseguir Fotografías naturales de cada gesto especial, de cada emoción. Procuramos capturar y atrapar la Boda al completo, porque vosotros los Novios no estáis en todos los momentos, y a través de esas Fotografías naturales podréis disfrutas de vuestra Boda de principio a fin, y hacerlo juntos. Eso es lo que se consigue con un Reportaje de Boda completo.

El primero en llegar eres tú, el Novio, con tu radiante Madrina del brazo y tus nervios en el estómago. Te sorprenderás ante las Fotografías que se obtienen de tu mirada impaciente, de los gestos de tu gente, pendientes de ti, expectantes por verla a ella. Y llega, ya llega la Novia.

Desde EMOVERE STUDIOS intentamos capturar el momento de la llegada de la Novia lo más perfecto posible porque sabemos que es uno de los instantes más especiales de una Boda. Aquí el lugar de la Ceremonia es muy importante, por eso nos aseguramos de conocerlo primero, para tener total control sobre el espacio, tiempos, iluminación, etc. En caso de Ceremonias Civiles al aire libre la libertad de movimiento que tenemos es completa, si la climatología acompaña, si el cielo de Galicia se comporta bien y no llueve, las Fotografías resultantes son maravillosas porque son Fotografías frescas, naturales, llenas de luz y belleza. La llegada de la Novia puede ser a pie, si celebráis la Ceremonia en el mismo lugar en el que será el Banquete, por ejemplo en uno de los muchos Pazos de Coruña, de Galicia, lugares maravillosos con infinitas posibilidades. También puede suceder que la Novia haga su aparición en un flamante coche clásico, ese momento también es fantástico, incluido el instante en el que el Padrino te ayuda a bajar, te entrega el Ramo, tú te agarras de su brazo y caminas hacia el Novio. Momentos únicos, Fotografías únicas. Mientras comienza a sonar aquella canción, aquella que nos habíais contado, porque era especial, porque tenía tanto significado.

Cuando las Ceremonias son Religiosas el tamaño de la Iglesia condiciona un poco más el trabajo, además de que no siempre se dispone de libre acceso a cualquier rincón. La ventaja que tenemos son los muchos años de experiencia y las muchas Bodas que acumulamos. Eso nos otorga mil y un recursos para conseguir unas Fotografías de Ceremonia inolvidables, sea cual sea el lugar, por muy pequeño que sea el espacio.

Y la Ceremonia transcurre y nuestra atención crece, sin perder ni un solo detalle, no solo de vosotros, los Novios, sino de vuestros Invitados, de vuestra familia, los pequeños siempre son protagonistas de algún que otro momento divertido. Se suceden las emociones que se convierten en Fotografías igualmente emotivas. Una vez más, esas Fotografías serán vuestros particulares testigos de lo que está sucediendo a vuestras espaldas, porque los Invitados pueden verlo todo, pero vosotros no. Además, en ese momento, vuestros ojos no serían capaces de ver más allá del rostro que está enfrente. Por fin, estáis el uno frente al otro, poniendo la guinda a vuestra historia personal. Esa preciosa niña de Arras interpreta su papel a la perfección portando con suma delicadeza las Alianzas. Sois marido y mujer. Vítores a la salida. Si la llegada es emotiva, la salida lo es aún más, porque ya los nervios se han soltado, ya ha pasado el momento más delicado. La Novia está radiante de felicidad y hermosura y el Novio pletórico. Vuelan pétalos y granos de arroz entre vítores y carcajadas. Toca divertirse, es el momento de la Fiesta.