Claudia y Alberto | Boda en el Pazo de Orto

EMOVERE STUDIOS

PAZO DE ORTO, LA BODA DE CLAUDIA Y ALBERTO

Todo comenzó con una Preboda divertida, relajada y espontánea, como tienen que ser las prebodas. En ese día averigüe dos cosas, que a esta pareja la cámara los quería, y que sería una Boda especial. Especial como el abrazo que recibí de Claudia al terminar ese día. Ese abrazo me había transmitido la cercanía y confianza perfectas para trabajar el día de su Boda.

Y así fue, exactamente, desde el momento en el que entré en casa de Alberto. Mi cámara y yo fuimos testigos privilegiados del sentir de esa familia. Una sencilla caricia de Alberto hacia su abuela que, por supuesto, retraté, me contó más que mil palabras. Cariño sincero y emoción. Sabía que me sobraría inspiración para estas fotos, para esta pareja.

Claudia es una mujer muy auténtica, por lo que sabía que las fotos de sus momentos previos a la Boda serían magníficas. Su expresividad, su personalidad, los colores, el vestido, todo en ella era diferente y personal. El marco era perfecto, el mar a mi espalda y el día por delante. Y un detalle que no podía dejar escapar, sus flores. Sabemos que los detalles son especiales para una Novia, pero para Claudia eran más que eso, me había contado que eran las flores preferidas de su padre, así conseguía que él estuviera con ella. Definitivamente, era una Boda especial.

PAZO DE ORTO, UN PAZO MUY ESPECIAL

Claudia llegó al Pazo de Orto a su manera, como era de esperar al conocerla. No reprimió su emoción ni tampoco su alegría, porque si algo se notó en el ambiente, entre todos los presentes, fue alegría. Y apareció saltando, canturreando, saludando a todos los presentes, sin perder su roja sonrisa. Alberto sonreía con idéntica mezcla de alegría y nervios. Los dos estaban perfectos y la ceremonia resultó distendida y relajada, además era al aire libre. Todo un privilegio estar allí y poder mezclarme entre los invitados. Notas cuando todos y cada uno de ellos están porque quieren estar, y entiendes el motivo, cuando observas lo amigos que son Claudia y Alberto de sus amigos, no escatiman en gestos de aprecio y ese día menos que nunca.

No hubo protocolos, cada quién disfrutó hasta lo que le permitió el cansancio, porque la Boda se prolongó hasta la madrugada. Sin duda fue una Boda diferente, unos Novios especiales, rodeados de gente dispuesta alegrase a su lado, yo incluido. Una Boda para el recuerdo.

¡Felicidades pareja!

Emovere Studios | Pazo de Orto


Post Recomendados

Embalse de Cecebre - Pazo de Orto (A Coruña)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies