FOTÓGRAFOS DE BODAS

En Emovere Studios somos fotógrafos de boda profesionales, y la mayoría de los ejemplos y referencias que verás en este artículo harán referencia a fotografía de bodas, o lo que es lo mismo, fotografía social; lo que hacemos en el día a día, cuando fotografiamos a nuestra pareja, a nuestros hijos… eso es fotografía social!

La fotografía de boda ha sufrido una gran evolución en los últimos años, son muchas las razones que han influido, Pero quizás hay dos fundamentales: las redes sociales que nos han permitido seguir el trabajo de otros fotógrafos y la gran cantidad de talleres que se imparten hoy en día.

Analizando esta evolución, quizás el cambio más destacado ha sido lo que algunos denominan “fotoperiodismo de boda” o “fotografía documental de boda”. Estos términos lo que vienen a decir, es que el fotógrafo se limitará básicamente a fotografiar lo que sucede e interviniendo lo menos posible. Desde nuestro punto de vista, la fotografía documental no es una moda, simplemente una evolución tan acertada que no será temporal, ha venido para quedarse.

Cuando hablamos de fotografía documental, por supuesto nos estamos refiriendo al día de la boda, pues es el único momento en el que se podrá contar una historia real. En preboda o postboda la mayor parte de la sesión se basa en momentos controlados o provocados.

Así es como trabajamos los fotógrafos de Emovere Studios, dejando que las situaciones surjan por si solas o en algunos casos provocándolas (hablaremos de esto). Solamente de este modo conseguimos imágenes que representan situaciones verdaderas. Las fotografías convencionales, las que se han hecho toda la vida, podrán ser perfectas técnicamente y quizás muestren lo bella que estaba la novia en el día de su boda, pero será muy difícil que comuniquen o emocionen.

Fotógrafos sin posados

Cuando una pareja te ha contratado, ten por seguro que previamente ha barajado una gran cantidad de opciones y finalmente se ha decidido por ti. Se han identificado con tu fotografía (que no deja de ser tu manera de ver la vida), le has inspirado confianza, has empatizado con ellos y sabe Dios cuantas cosas más… en definitiva, eres el elegido para documentar uno de los días más importantes de sus vidas y eso implica una gran responsabilidad. ¿Te has parado a pensar el tiempo, la ilusión y el esfuerzo que han dedicado a preparar un único día? ¿Qué crees que esperan de ti?. En Emovere nos hemos hecho esa pregunta muchas veces y le hemos dado varias repuestas, pero nos quedamos con una: Queremos acercarnos lo máximo posible al hecho de que el día de mañana sus hijos puedan sentir y revivir los mejores momentos.

La primera de las premisas para lograr esto ya hemos dicho que es fotografiar documentando momentos, pero no por eso olvidamos algunas fotografías que también consideramos fundamentales, un bonito retrato de la novia (todas las novias desean verse guapas y para ello quizás es mejor que hagas estas fotografías cuando ya está maquillada y peinada), unas fotografías formales de familia, algunas imágenes que nos hagan recordar los pequeños detalles… pero estas no dejan de ser un complemento, una pequeña parte de lo que les entregaremos. La base de nuestro reportaje es la fotografía documental.

Bien, hasta aquí hemos hablado del concepto que nosotros tenemos del reportaje de boda y que probablemente la inmensa mayoría de los fotógrafos profesionales tienen hoy en día, pero por el hecho de que las fotografías se realicen sin posados, de manera natural o como quieras llamarle, no quiere decir que sean buenas imágenes, y aquí viene la parte más importante y la que diferencia a unos fotógrafos de otros. Una buena fotografía debe contener unos valores fundamentales tales como momento, luz, composición, estética, sensualidad, narratividad y un largo etcétera para que se convierta en una imagen de calidad.

Nuestra propuesta para los siguientes artículos es comentar estos valores, desmenuzándolos, con diversos ejemplos, analizándolos en profundidad y con todas las explicaciones técnicas necesarias para que seáis capaces de incorporarlos a vuestro portafolio de trabajo.

Alguien dijo en una ocasión que de vez en cuando era bueno “desintoxicarse” de las modas (a veces son absurdas) y buscar inspiración en otros campos y que para ello es necesario desconectarse de las redes sociales por algún tiempo. Quizás quién lo dijo tenga parte de razón. Si estás de acuerdo en que lo más importante de una imagen es lo que transmite, no abuses de ciertos “tips” (que todos hemos hecho) en los que colocamos luces y cristales delante de la cámara por ejemplo. Como decíamos al principio, las redes sociales pueden ser buenas, pero también pueden hacer que perdamos el norte.

Fotografía de bodas

Incluir alguna imagen de este tipo puede estar bien, es una manera de aportar creatividad al reportaje, pero no abuses.

En cuantas ocasiones has visto una fotografía fantástica y has pensado “si yo estuviese ahí en ese momento, también hubiese logrado una buena imagen”. Veamos un ejemplo…

Preparativos de la novia

En esta imagen, aunque el momento es real, hay una serie de elementos que es evidente que han sido preparados. No es una coincidencia, nada se le ha ocurrido a la novia y sus damas de honor.

Antes de la boda, le hemos sugerido la posibilidad de que todas se vistiesen igual, que disfrutasen de un momento especial con una copa de champagne mientras las maquillaban (ellas prefirieron licor 43). Ya teníamos esa situación que buscábamos, pero las chicas estaban dentro de una habitación que no nos gustaba demasiado, así que les invitamos a salir y tomarse ese licor en la parte de fuera, rodeada de unas plataneras. También nos pareció interesante coger la colcha de la cama y extenderla en el suelo, y finalmente colgar el vestido de una de las ramas de las plataneras.

Pues bien, ya tenemos el escenario perfecto, ahora déjalas un buen rato y verás como te ofrecen infinidad de momentos divertidos en un entorno que ya es perfecto.

Otro consejo importante, ya que dejarás que las situaciones sucedan por si solas, es el hecho de que debes tener un control sobre “donde suceden”. Los novios no se pararán a analizar en cual es el mejor de los sitios para vestirse por ejemplo, en este momento es donde sí debes darles esa pequeña indicación. Recuerda que una imagen por el simple hecho de ser natural no implica que sea suficiente.

En el ejemplo que te mostramos a continuación podrás apreciar que la dirección de la luz es correcta ya que hay una ventana a la izquierda y que la novia se encuentra en la zona aurea de la imagen y al mismo tiempo perfectamente enmarcada dentro del espejo que hay en la pared. La suma de los elementos es lo que la convierten en una buena fotografía.

Un último consejo, si llegas con el tiempo justo a casa de la novia no esperes grandes oportunidades.

DNG Photo Magazine

Si deseas enviar tus imágenes para participar en la sección de análisis fotográfico, puedes hacerlo a través del siguiente formulario

SI TE HA GUSTADO ESTE POST, COMPÁRTELO!!!

Post Recomendados