¿Qué si lo recomendaría? Una y mil veces. Fuimos sin conocerlos y supimos desde el minuto 1 que queríamos tenerlos en un momento tan especial. Se me caían las lágrimas viendo fotos de unos desconocidos. ¿Qué pasaría si fuesen las mías? Ahora lo sé, siguen siendo lágrimas de alegría, los de las fotos somos nosotros y nuestra gente y lo que sentimos no se puede explicar solo sentir al verlas. Las fotos nos las sacó Alfonso, en los días de locura anteriores a la boda fue un soplo de aire para nosotros y eso fue lo increíble que estábamos super cómodos. Tenemos que agradecerle esas horas de desconectar de la boda, ¡gracias! La boda sin palabras, profesional es la palabra y la postboda igual que el resto, maravilloso. El álbum nos lo montó Kake es genial cómo puede hacer esas maravillas. Todo fue perfecto. ¡Gracias!